Entrevista a Néstor García Canclini

Néstor García Canclini es un antropólogo, escritor y filósofo argentino. Nació a La Plata en 1939 y reside en México desde finales de los setenta. Doctor en Filosofía por las universidades de París y de La Plata, ha sido profesor en varias universidades europeas y americanas como Austin, Duke, Stanford, Barcelona, Buenos Aires y Sao Paulo. Es sobretodo conocido por el desarrollo de teorías sobre la hibridación, el consumo cultural, la globalización y la interculturalidad o más recientemente sobre las relaciones entre arte, antropología y redes culturales de los jóvenes. Obtuvo el Premio Ensayo Casa de las Américas, el Book Award de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, el Premio Internacional Fundación Telefónica OEI a la investigación en 2012, el Premio Universitario de Cultura “400 años” siempre en 2012 y el Premio Nacional mexicano de Ciencias y Artes en el área de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía en 2014.

  • Después de haber estudiado en la Universidad de La Plata y en la Universidad de París X, usted fue profesor de filosofía en varias universidades en Argentina antes de huir a México en 1976 a causa de la dictadura militar argentina. ¿Cuáles fueron los principales acontecimientos notables de su vida?

Haber viajado a París a los 29 años para hacer el doctorado en filosofía y haber tenido que  exiliarme a los 36 en México movieron mi manera de pensar. Si bien antes de dejar Argentina buscaba relacionar el trabajo filosófico con las ciencias sociales, el arte y la literatura, el conocimiento de las culturas indígenas en México -y de su ubicación conflictiva en la modernización– me hizo transitar a la antropología, manteniendo preocupaciones teóricas y reformulando lo que suele entenderse por filosofía como elaboración de ideas con bajo aporte empírico. Por supuesto, entre “los acontecimientos notables” tengo que mencionar tener dos hijos y relaciones de pareja valiosas, pero entiendo que esos temas no son centrales en esta conversación.

  • Usted escribióCortázar, una antropología poética, su tesis de doctorado se refería en la obra del filósofo francés Merleau-Ponty y usted redactó varios artículos sobre los lazos entre Antonio Gramsci y la cultura latinoamericana. ¿Cuáles son las personalidades que más lo influyeron o de las que admira la obra?

En mi juventud, efectivamente Cortázar, Merleau- Ponty, Paul Ricoeur –que dirigió mi tesis de doctorado- y autores marxistas no dogmáticos, como Gramsci, fueron referencias fuertes. En tiempos posteriores, al estudiar procesos artísticos, urbanos, de las industrias culturales y la globalización, se volvieron iluminadores los libros de Benjamin, Bourdieu, Castells, Latour y Rancière. Pero tan significativos como esos pensadores fueron varios latinoamericanos, europeos y estadounidenses, algunos en trabajos compartidos, que los volvieron  interlocutores valiosos. La lista combina investigadores de varias disciplinas y ensayistas: Etienne Balibar, Clifford Geertz, Gustavo Lins Ribeiro, Jesús Martín Barbero, Renato Ortiz, Rossana Reguillo, José Manuel Valenzuela, George Yúdice y otros de generaciones más jóvenes que alargarían mucho esta enumeración. No puedo dejar de nombrar, también, a tres autores que admiro por su inteligente sensibilidad para entrelazar la investigación con el ensayo: John Berger, Susan Sontag y Richard Sennett.

  • ¿Según usted, de qué manera las artes y particularmente el arte contemporáneo han sido impactados por la globalización?

Las crecientes interdependencias y conflictos entre sociedades y culturas que llamamos globalización han pasado por varias etapas. Como ha ocurrido con los mercados financieros y comunicacionales, desde los años 70 u 80 del siglo pasado los artistas fueron desprovincializando sus prácticas creativas y escenas de actuación. El papel de faro que tuvo en aquel tiempo Nueva York, luego compartido con Londres, ha sido reducido por un desarrollo policéntrico en el que a esas ciudades –tanto como mercado galerístico o ferial y como referencias estéticas- se agregan otras asiáticas, africanas y latinoamericanas.

La descomposición actual de la Unión Europea y otros procesos de desglobalización generaron preguntas sobre la hegemonía occidental en los mercados, los museos y las tendencias de la experimentación, cuyo desenlace es difícil predecir. Por una parte, estamos disfrutando una pluralidad e incertidumbre que al arte siempre le vienen bien. Al mismo tiempo, las artes no pueden ser indiferentes a la obsolescencia compulsiva de los mercados y el creciente malestar social que está sacudiendo las certezas del siglo XX sobre la creación, los contextos culturales, las formas de intermediación, de hablar sobre las sociedades y la interculturalidad.

  • Ha escritoConsumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización en 1995. ¿Cuáles son los temas tratados en este libro?

Ese libro, nacido de investigaciones sobre consumo, vida urbana y transnacionalización, intentó cuestionar las críticas moralistas al consumo y analizarlo como un momento necesario del ciclo de reproducción social y escena de diferenciación simbólica. En contra de las posiciones que lo juzgaban como gastos inútiles y compulsiones irracionales, mostré que el consumo tiene una lógica y sirve para pensar. También retomé críticamente la exaltación del receptor activo y traté de entender nuestras relaciones con los objetos, con los bienes simbólicos y con el espacio urbano como partes de nuestra pertenencia a comunidades de consumidores que ya entonces, en los años 90, se organizaban en redes transnacionales.

En las décadas siguientes, la interacción con bienes y mensajes globalizados expande nuestro horizonte, sobre todo gracias a los dispositivos tecnológicos que exigen agregar a los comportamientos de consumo los de acceso. Así como en Consumidores y ciudadanos  señalé que, al discernir entre deseos, capacidad económica personal y formas de pertenencia, desarrollábamos modos de participación como ciudadanos, hoy la circulación transterritorial de los espectáculos y la información reconfiguran nuestros modos de vivir juntos. El predominio del acceso sobre el consumo está modificando las maneras de relacionarnos con textos, imágenes y músicas de muchos países y cambiando las formas de estar en el nuestro. Una de las preguntas irresueltas más urgentes en la actualidad es cómo ser ciudadanos en relación con estructuras de poder y consumo mundializadas.

  • Una de sus obras más famosas esCulturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad. ¿Puede explicarnos el concepto de hibridación cultural?

El crecimiento de interacciones entre culturas diversas nos vuelve cada vez más híbridos. Aún quienes hablan una sola lengua y nunca salen de su país natal escuchan músicas de sociedades diferentes y los creadores las fusionan, se mezclan hábitos alimenticios y recursos de curación de cada sociedad con los de otras, nos apropiamos de lo que hacen los que se parecen a nosotros y somos desafiados por costumbres extrañas con las que tenemos que convivir. A veces estas hibridaciones son felices: por ejemplo, se combinan en la Umbanda brasileña ancestros africanos, figuras indígenas y santos católicos. La adhesión a gustos y creencias diversos enriquece y aumenta la tolerancia a los diferentes. Pero también generan conflictos y agudizan contradicciones internas en las sociedades.

  • ¿Cuáles son las relaciones que unen la hibridación con el multiculturalismo y la interculturalidad?

Nuestra capacidad de hibridarnos tiene límites, que se enervan en períodos de crisis. Los otros –los latinos, los musulmanes, los judíos- son convertidos a menudo en culpables de los que no podemos resolver en nuestra nación. El incremento de migraciones e influencias recíprocas hace necesaria una educación para la interculturalidad que nos enseñe a deshacernos de prejuicios y comprender la legitimidad y el interés de formas de vida que retan nuestra complacencia con lo propio.

  • Más recientemente, en 2005, escribióLa antropología urbana en México. ¿Cuáles son las principales conclusiones que usted sacó de este estudio? ¿Son aplicables a otras capitales y grandes ciudades de América latina?

Cuando más de la mitad de la población mundial vive en ciudades ninguna ciencia social puede dejar de  incluirlas en su agenda. La sociología, la economía y el urbanismo dan conocimientos macro sociales, mientras los antropólogos han hecho más estudios en la ciudad –un barrio, una etnia- que estudios de la ciudad. En el grupo transdisciplinario que creamos para analizar la Ciudad de México hallamos que el saber antropológico sobre su diversidad daba un conocimiento más denso de la megalópolis y permitía captar no sólo las grandes cifras sino las variadas experiencias de los sujetos y los grupos: qué significa vivir en zonas céntricas o en periferias, sufrir el tráfico en el transporte público o privado, la especulación inmobiliaria o vial, cómo se disfruta o se convive con la exuberancia de signos y mensajes.

Vimos que hay dos mapas en una megaciudad: el que muestra las formas de habitar físicamente el espacio y circular por él, y, al mismo tiempo, las redes de comunicación audiovisual y digital que distribuyen imágenes y textos. Sobre todo esta segunda dimensión hace evidente la importancia de estudiar los imaginarios urbanos, los diversos modos en los que nos representamos el sentido de los lugares y las conductas.

En esta época de confrontaciones que exasperan la vida en ciudades como Los Ángeles, París, Sao Paulo, Tijuana y muchas más es clave conocer la diversidad de experiencias y las dificultades para coexistir y usar los espacios urbanos sin discriminaciones, en una interculturalidad democrática. Los desastres tan frecuentes, incluso cotidianos, en tantas ciudades, las dificultades para integrarse –entre culturas, entre generaciones-  vuelven indispensable ir más allá de las estadísticas y la macroplanificación.

Entrevista a Néstor García Canclini por E. Michaut

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s